El transportar mercancía nacional o internacional  para las empresas puede llegar a ser algo complicado y depende de varios procedimientos para lograr su adecuada transportación. Hoy te hablaremos de dos términos que aunque puedan parecer sinónimos, realmente son dos procesos distintos que se requieren para almacenar adecuadamente nuestros productos:

  • Envase: este tipo de almacenamiento ayudará a nuestros productos a mantener sus características iniciales durante todo su recorrido hasta el cliente final. Es decir que es esa segunda piel o funda que el producto tiene.
  • Embalaje: este proceso tiene que ver más con la transportación. En este proceso se resguarda el envase y obviamente al producto, para su adecuada transportación y fácil manipulación. Es decir que el embalaje, ayudará a que el envase y el producto lleguen sano y salvo al consumidor.

Ahora que ya conoce la diferencia entre dos términos, recuerda siempre solicitar un adecuado embalaje al momento de la transportación de tu producto.